Salte la navegación

Category Archives: SERIE “Concurrido

Ramona

Junio / 2016

EL ARTE ES LA TIERRA 

POR Marlene Binder Meli

 

LINK:

El arte es la tierra

Captura de pantalla 2016-06-29 a las 7.01.43


 CLARIN

Revista Ñ 

Sábado 4/6/2016

EL INTIMO PASAJE DE LA FOTOGRAFÍA A LA CARBONILLA  

Dibujo. Ciudadano del mundo, el peruano Rudolph Castro transita el límite entre el dibujo y la fotografía.

 

 

LINK:

El íntimo pasaje de la fotografía a la carbonilla

13323540_10156905423725328_4720930381050439731_o

The work of Rudolph Castro travels the limit where the drawing seems to penetrate in the territory of the photograph. Not because of a hyperrealism, but because of the artist’s profound ability to understand the most sublime spring of the photographic act: that which unites spontaneity, whip in the eye, and a unique (particular) way of capturing intangible atmospheres. Incidentally Flaneur, a walker from a Buenos Aires night, Castro portrays corners that will be milestones in his trip, and that his monochrome drawings return dear. These drawings become in Steles, bursts of memory embodied in an immobile time, as frayed towards an outside in traces of graphite. It is that out of the field of the tacit that unites Buenos Aires with its native Lima: For a moment, they will become the same city. At other times, anti-postcards of a contemporary South America: stripped, small and extraordinary.

Gabriel Valansi

May 2016

.

.

La obra de Rudolph Castro transita el límite donde el dibujo parece adentrarse en el territorio de la fotografía. No por pretender un hiperrealismo, sino por la profunda capacidad de este Artista de entender el resorte más sublime del acto fotográfico: ese que une espontaneidad, látigo en la mirada, y una única (particular) manera de capturar atmósferas intangibles.

Flaneur incidental, caminante de una Buenos Aires anochecida, Castro retrata esquinas que serán hitos en su viaje, y que sus dibujos monocromos vuelven entrañables.

Estos dibujos devienen en estelas, ráfagas de memoria plasmadas en un tiempo inmóvil, como deshilachadas hacia un afuera en rastros de grafito. Es ese fuera de campo de lo tácito que une Buenos Aires con su Lima natal: Por un momento serán la misma ciudad. En otros, anti-postales de una Sudamérica contemporánea: despojadas, pequeñas y extraordinarias.

Gabriel Valansi

Mayo 2016

 

Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO28

Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO27

Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO29

Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO37

Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO36

Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO31

Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO35

Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO34

Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO33

Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO39

Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO38

DSC04140

DSC04151

DSC04129

DSC04104

DSC04118

DSC04106

DSC04170

DSC04042

DSC04004

02-16 ELSI flyer_CASTRO_posteo ig

serieestrellaCATASerie_Concurrido, Visitado, Alejado : dibujo veintiseisestrellaCATA2Serie_Concurrido, Visitado, Alejado : dibujo veintinueve

circo1IMG_6225circo22

   

   
  

TÍTULO:…(la no) ciudad de ella
AUTOR: Rudolph Castro
CÁMARA: Ushunko
TEMA MUSICAL: Riceboy Sleeps / Stokkseyri

Podría pensarse que la característica, si no del todo distintiva, al menos coyuntural de este Rudolph Castro que ahora exhibe su más reciente producción es la extraterritorialidad, no sólo en lo que hace a la diversa ubicación geográfica de sus motivos, sino a la ausencia en ellos de marcas demasiado reveladoras de identidades sociológicas, de toda excesiva empatía con rasgos regionales, o de complicidades geográficas demasiado evidentes. Como si el nomadismo implícito en el hecho de que haya elegido, según su propia confesión, escenas y escenarios de Lima, Santiago y Buenos Aires no sólo tuviera que ver con sus desplazamientos físicos como artista sino con la transitoriedad, la provisoriedad y ajenidad de la mirada, y la adopción de un punto de vista a medias lejano, a medias incómodo, sesgado, oblicuo, para bosquejar los rasgos básicos, sintéticos, exteriores, de personas, acciones, situaciones.

Pero ese borramiento de todo detallismo fisionómico o de vestimenta, esa indeterminación de datos relevantes en cuanto a cualquier atisbo nítido de identificación, junto a una suerte de aislamiento artificial que Castro impone a sus descripciones edilicias y personajes, genera la fuerte impresión de que una común intemperie disuelve la singularidad de sus figuras, convirtiéndolas en prototipos o, en todo caso, en sumisos actores de roles mecanizados, tipificados por el uso social, inscriptos como cifras en la anónima matemática de la urbe. Así es como someras anécdotas y construcciones pugnan por respirar en el blanco pregnante del papel que es como una cruda luz de gabinete antropológico, una nada que ha cegado toda referencia contextual para imponer la evidencia de un destino de unanimidad sin singularidad ni historia, como si el protagonista, el habitante de determinados lugares fuera apenas un remedo de calco pompeyano, un caprichoso fantasma de prosaico manierismo ubicado casi incorpóreamente en el mundo.

Y ahí también está la abismal negrura equivalente de unos cielos pétreos e impenetrables, que caen como telones fatales detrás de la prolija perspectiva angular que el artista utiliza para disolver, en un arbitrario recorte arquitectónico de encuadre desplazado y ángulo en contrapicado, el eventual pintoresquismo de cualquier rincón urbano. Con un dibujo sensible, potente, dinámico y estructuralmente muy sólido, Castro parece desmarcarse tanto de la precisión documental como de la expresividad autosuficiente, para concentrarse en una suerte de universal neutralidad dramática, donde hasta esas locaciones, actitudes e individuos que lucen formalmente tan diferentes resultan esencialmente idénticas. Como si las hipótesis y manifestaciones frontalmente políticas que tiñeron su producción inmediatamente anterior hubieran llegado a un estado de desgaste terminal en su explicitación comprometida y dieran paso ahora a una letanía desapegada, a una atemperada toma de distancia que busca la clave ecuménica allí donde otros sólo ven episódica localía.

Eduardo Stupia, Buenos Aires, Agosto 2015

INAUGURACIÓN: Viernes 07 de Agosto / 7:30pm

LUGAR Av. Camino Real 1123. San Isidro – Lima

.

.

Imprimir

SERIE “Concurrido, visitado, alejado”

Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO1 Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO2 Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO3 Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO4 Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO5 Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO6 Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO7 Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO8 Concurrido, visitado, alejado_DIBUJO9