Salte la navegación

Monthly Archives: marzo 2011

A través de la historia y en muchas culturas, los niños han estado implicados extensivamente en campañas de guerra. El terrorismo como práctica es antigua; lo que es nuevo es su capacidad de destrucción, su capacidad de organización y su capacidad de sumar o raptar adeptos (menores de edad) por todo el globo a costos muy bajos.
El incremento del número de conflictos en el mundo, ha contribuido a la deconstrucción de la noción tradicional de que los niños son sólo víctimas de las guerras y la violencia. Debido a su aspecto inocente y su edad, son considerados pacíficos e inofensivos; sin embargo, los niños se han convertido en las personas más trastornadas por su participación en conflictos armados. Así, en lugar de ser los protegidos, los niños se han erigido en protectores de Estados-nación, de familias, recursos y también en perpetradores de violencia.

Al menor le hablan de una revolución social para sacar las clases populares de su estado de pobreza y abandono a un nivel económico alto con el simple hecho de que ellos ofrenden sus vidas como carne de cañón y maten o se hagan matar por la “rebelión”. Les mienten cuando les aseguran que tendrán ingresos económicos y un trato inmejorable estando en “la revolución”; trato que jamás llega y que por el contrario se convierte en esclavitud y que lleva finalmente la destrucción de su propia niñez, al encarcelamiento de su sonrisa, a la mudanza lenta de sus juguetes hacia una hoguera, cambiando las pilas de su diversión por dinamita, pues si…..quien coloco aquel coche bomba…..fue un niño……
un niño raptado,

un niño secuestrado

un niño adoctrinado.